sábado, 3 de diciembre de 2016

Reseña: Títeres de la magia - Iria Parente y Selene Pascual.

Resultado de imagen de titeres de la magiaTitulo: Títeres de la magia

Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual.  

Editorial: Nocturna

Paginas: 520

ISBN: 9788494527739

Precio: 16€



Los nigromantes de la torre de Idyll no son como dicen los cuentos. Allí nadie sacrifica doncellas ni juega con la muerte, solo se estudia entre libros y hechizos.
Clarence, que siempre ha vivido ahí, adora esa calma. Hazan, que conoce el mundo exterior, comienza a cansarse de ella.
sin embargo, cuando unos venenos letales empiezan a comercializarse por toda Marabilia, ambos deben abandonar esa paz. Alguien tiene que encontrar un antídoto con urgencia... aun si el precio a cambio es uno mismo.


¡Por fin volvemos de aventuras a Marabilia! Títeres de la magia es la nueva novela de Iria Parente y Selene Pascual. Es importante aclarar que esta novela no es exactamente una continuación de Sueños de piedra, sino que es solo otra historia ambientada en el mismo mundo unos años más tarde donde vuelven a aparecer algunos personajes que ya conocemos y tenemos otros nuevos, pero son historias independientes.

A uno de los protagonistas ya lo conocimos en Sueños de piedra. Hazan comenzó a estudiar en la torre de Idyll al final de Sueños, la única torre de nigromancia de Marabilia. Todos recordamos a nuestro torpe y adorable Hazan, un niño que quería ser hechicero, pero que los hechizos se le daban tan mal que lo habían echado de la torre de hechicería donde estudiaba. Ahora tiene 17 años y, aunque estudia en una de las torres más prestigiosas, las cosas no le han ido mucho mejor. Hazan se siente frustrado con sus avances, se siente torpe y decepcionado consigo mismo. Algo que me ha encantado es conocer esta nueva faceta de Hazan, no verlo solo como el niño inocente y adorable que era en Sueños, sino como una personas con sueños y aspiraciones, que conoce el fracaso y vive con él.

El otro protagonista de Títeres es Clarence. Clarence quien está destinado a heredar la torre, un buen estudiante, brillante y talentosos desde pequeño. Acostumbrado a ser el mejor, a tenerlo todo bajo control. Clarence es ademas el tutor de Hazan.

Es muy importante hacer esta introducción porque, como Sueños, esta es sobre todo una novela de personajes. Cuando una serie de venenos amenaza Marabilia, Clarence no tiene otra que salir fuera de la torre, algo que nunca ha hecho, y tratar de detener a quien los esta haciendo. Hazan, que si ha visto como es el mundo, no permitirá que su tutor se enfrente a él solo.

Y así comienza la nueva aventura, pero Hazan y Clarence no van a vivirla solos. Por una lado tenemos a Ariadne, la otra mejor alumna de la torre y mejor amiga de Clarence. Ari y Clarence tienen una de las relaciones de amistad más bonita, sana y natural del mundo. Son como hermanos y el como me sobra. También volverán a aparecer Lynne y Arthmael, reencontrándose con Hazan para recorrer Marabilia como en los viejos tiempos. Creo que la amistad es algo muy importante dentro del libro. Por ambos lados muestran formas distintas de amistad, por un lado los amigos de toda la vida, que son Clarence y Ariadne, y por otro los amigos que se conocen de hace mucho menos pero conectan tan bien que llegan a ser como una familia.

(Y además de una amistad preciosa hay LYNAEL. No digo más, no hace falta. Queréis leerlo)

Puedo seguir desgranando mensajes del libro uno por uno y tirarme una semana así, pero para mi el más importante y el que más me ha llegado tiene mucho que ver con el fracaso. Clarence es un personaje con el que conecté mucho y es que lleva toda la vida tan acostumbrado a ser el mejor que cuando sale al mundo se lleva un palazo monumental al ver que no puede controlarlo y arreglarlo todo. En cierta forma me recuerda mucho al paso del instituto a la universidad y como personas acostumbradas a tener dieces y a ser de los primeros de la clase se encuentran de buenas a primeras con que no son tan buenos como creían y que todo lo que saben hay veces que no sirve para nada. Clarence tiene unos capítulos tan intensos en este sentido de descubrir el mundo que preparad pañuelos. Es todo un idealista, quiere hacer las cosas bien, ayudar a otras personas, tanto que a veces se olvida de que el, por muy poderoso nigromante que sea, también puede llegar a necesitarla.

El ritmo es muy parecido al de Sueños de piedra. Van ocurriendo distintas situaciones y se van viviendo distintas aventuras que van marcando a los personajes hasta conducirlos a un punto complementarte nuevo.

Por último, no quiero hablar mucho de lo romántico que pueda haber en el libro. Creo que es mejor que se descubra leyendo, pero no me voy a quedar con las ganas de decir que, para mi, Títeres de la magia es el primer libro verdaderamente normalizador que he leído y ni siquiera es por una relación en concreto sino el libro en su conjunto con todos sus personajes incluidos. Es la ausencia de definiciones, de etiquetas, de un "este personajes es X y entonces tiene que pasar por Y", lo que lo convierte en una historia más. Si hay que encasillar esta novela en algún lado sería fantasía y aventuras.

MI PUNTUACIÓN.
5/5


1 comentario:

  1. Todavía tengo por leer Sueños de piedra y la verdad es que me apetecen mucho mucho. Un besote :)

    ResponderEliminar