domingo, 19 de junio de 2016

¿Ser crítico o hacer sangre?

¡Hola a todos! Hace tiempo que esta es una pregunta que me planteo a menudo, ¿dónde esta la línea que marca la diferencia entre ser un lector crítico e ir a hacer sangre a un libro? Creo que es una línea difícil y muy subjetiva. Cada uno puede considerar más o menos graves ciertos comentarios, pero también hay muchos otros que están condicionados por la opinión más aceptada o por si el autor es un conocido o desconocido.

Para empezar, creo que lo más importante a la hora de leer un libro es ser crítico y no quedarnos con una lectura superficial. Que es cierto que hay libros que son solo para entretener y pasar el rato, pero incluso de esos libros se pueden sacar conclusiones muy interesantes sobre el tratamiento de algunas ideas o de algunos grupos a la hora de compararlo con la realidad. Creo que de todo libro, incluso el más lúdico de ellos, se puede sacar algo (aunque no sea un libro con tono reivindicativo o crítico). Partiendo de esta idea todo lo que los lectores digan del libro son conclusiones propias que pueden o no tener relación con lo que el autor quería transmitir pero son igualmente válidas y reales.

Una de las primeras cosas que nos enseñaron en el curso de narrativa que hice durante este año, es que una vez escrito y publicado el texto deja de pertenecerte. Si quieres transmitir una idea tienes que trabajarlo y si el lector llega a otra conclusión no es él quien se equivoca. Es más, seguramente no os equivoquéis ninguno de los dos porque cada uno verá el mundo a su manera. Ni la opinión del autor está por encima del lector en este caso, ni del revés.

¿Decir que un libro transmite ideas machista o valores negativos es hacer sangre? No. ¿Y si el autor dice que no quería transmitir eso? Sigue sin ser hacer sangre. Es la valoración del lector, lo que él ha entendido y si ha llegado libremente a esa conclusión pues perdona que te diga que puede ser que no hayas trabajado correctamente lo que querías decir.

Entonces, ¿qué es hacer sangre a una novela? ¿qué es eso tan famoso y que nos gusta tanto que se llama hatear? Para mi hacer sangre es el momento en el que se pasa de criticar la novela a criticar al autor al menos si no se le conoce. Que conoces al autor y sabes que es un gilipollas de cuidado con valores contrarios a los tuyos: no es del todo hacer sangre, si lo vas gritando a los cuatro vientos sí, ahora si es para comentarlo en privado es más bien tener ganas de rajar un poco xDD. Pero si sin conocerlo inicias una campaña de odio abierto hacia toda su obra por un solo libro... bueno, eso si es hacer sangre.

Pero lo que quiero intentar expresar en esta entrada es que una mala critica no es hacer sangre. Que no te guste un libro y decirlo por internet o incluso abiertamente al autor no es "ir a matar" es la opinión de un lector y está en todo su derecho igual que lo está en decir lo mucho que le gusta un libro cuando lo hace. ¿Vamos a aceptar solo las críticas buenas? ¿Cómo lectores de blogs de reseñas de verdad queréis solo reseñas buenas, que pongan libros que NO son buenos por las nubes, y luego los compréis y os encontréis con el pastel? A mi, como lectora, por lo menos no me ha hecho gracia cuando me ha pasado y como reseñadora me niego tanto a poner por las nubes un libro que no me ha gustado como a no expresar mi opinión de él porque sea un autor conocido y me vayan a tachar de hatear. No es que disfrute poniendo libros a parir públicamente y por eso intento que cuando lo hago sea de forma constructiva, pero me niego a recortar mi libertad de expresión por lo que todo el mundo crea que se puede opinar de un libro.

¿Y vosotros? ¿Qué tenéis que decir de todo esto?

lunes, 13 de junio de 2016

Reseña: Steelheart - Brandon Sanderdon.

Titulo: Steelheart

Autor: Brandon Sanderson

Editorial: Ediciones B

Paginas: 416

ISBN: 9788466652964

Precio: 21,00 €




Diez años atrás, Calamity irrumpió en la ciudad en la forma de una explosión en el cielo que otorgó a algunos seres poderes extraordinarios. A estos se los empezó a llamar Épicos, y pronto subyugaron a la población empleando sus increíbles poderes con el afán de gobernar la voluntad de los hombres y conquistar el mundo. Ahora, un tirano y furioso Épico llamado Steelheart se ha proclamado dueño y señor de la ciudad de Chicago Nova.
De él se dice que es invencible; ninguna bala puede hacerle daño, ninguna espada puede atravesar su piel, ningún fuego quemar su cuerpo. Nadie se atreve a desafiarlo… Nadie salvo los Reckoners, un grupo clandestino que no goza de poderes pero sí de una férrea disciplina, conseguida tras pasarse la vida estudiando el comportamiento de los Épicos con el objetivo de hallar sus puntos débiles y poder así exterminarlos.
El joven David Charleston se unirá a ellos con el fin de vengar la muerte de su padre a manos de Steelheart. Los Reckoners quieren venganza, y el chico tiene una cualidad que le distingue del resto: sabe que el Épico no es invencible. David es el único que ha visto sangrar a Steelheart.


Efecto Sanderson: que un libro mediocre y aburrido se convierta en una de las mejores lecturas de lo que va de año. 

Literalmente me he pasado medio libro comentando lo poco que me gustaba, lo mal que me caían los personajes y lo predecibles e ilógicas que eran alguna cosas. Tengo testigo de lo mucho que he rajado y lo decepcionaba que estaba porque considero a Sanderson un gran escritor y no me podía creer que un libro tan mediocre hubiera salido de sus manos. Ahora bien, Sanderson se ha pasado la otra mitad del libro riéndose de mi cara y dándome un zasca tras otro. HA SIDO FLIPANTE. No puedo decir por qué, pero me ha parecido uno de los mejores giros argumentales que he leído en mucho tiempo. 

Steelheart es una historia sobre un futuro donde algunas personas han adoptado grandes poderes y todos los usan para dominar a los humanos comunes. Estos épicos se han hecho con el control del mundo y uno de los más poderosos es Steelheart que controla la ciudad de Chicago Nova. Ningún épico tiene el mismo poder y todos tienen un punto débil. En todo el mundo solo hay una persona que ha visto sangrar al emperador de Chicago: David, nuestro protagonista. 

David se ha pasado toda la vida obsesionado con matarlo y vengar la muerte de su padre, pero sabe que solo no puede hacerlo. Su mejor oportunidad es unirse a los Reckoners, famosos asesinos de Epicos. 

Tengo que reconocer que al principió odié a David y odié como todo estaba planteado para que se luciera, a veces de forma tan evidente que me hacía poder los ojos en blanco. Tenía que saberlo todo, y estar por encima de todos aun siendo el que menos experiencia tenía. Eso sigue sin gustarme nada pero es solo el principio del libro: lo que esta por venir a lo largo de las páginas merece la pena. Megan es un miembro de los Reckoners, uno que me caía especialmente mal también, pero más que ella no me hacía ninguna gracia el tratamiento que se le daba. Me ha sorprendido que teniendo personajes femininos como tiene Sanderson, del nivel de Jasnah Kholin, todo lo que envolviera a Megan fuera tan machista. Todo era un "es que es muy guapa" "es que esta buena" "me gusta porque es taaaan guapa" y sorpresa constante porque una chica pudiera ser tan fuerte como ella, por no hablar del posterior "es que es distinta a todas las chicas y por eso es mejor". No me ha hecho ninguna gracia la verdad, pero a lo largo del libro esto aparece cada vez menos y el personaje de Megan va mejorando. 

Por otro lado como demonizaba a todos los épicos me parecía horrible. Este libro tenía todas las papeletas para que lo odiara y, sin embargo, lo adoro. Me ha gustado mucho especialmente el dilema moral que plantea sobre el poder y la naturaleza humana, sobre qué es terrorismo y si es mejor preservar lo malo ante la posibilidad de algo peor. Me gusta porque te plantea todas las opciones, las defiende y critica todas, y te deja pensando en qué es lo que tú crees o lo que tu harías. Esa demonización se queda al final en las ideas que tenía el narrador al principio de la historia. Al ser primera persona lo contaba todo según su visión y conforme descubre y conoce personajes y perspectivas esa demonización se va matizando. Me ha parecido un proceso de madurez del personaje muy logrado y natural. 

En resumen, aunque el principio parezca mediocre y aburrido, seguid leyendo porque la segunda mitad del libro es intensa, sorprendente y llena de giros que te hacen no saber lo que va a pasar en la siguiente página. Si os gusta la tensión, la ficción y los giros inesperados, en Steelheart aparece todo. 

Mi puntuación. 
4/5